··· marcas
A B C D E F G H I J K L M N
O P Q R S T U V W X Y Z
··· especiales
Exposición Clásicos Deportivos (GP Valencia)
Fórmula 1: Años 50
Diapositivas de época
Colección PAVO
Enlaces
Tienda Virtual
··· conócenos
Colaboradores
Vehcla
Finalidad de la web
··· contacto
Contacta
Agradecimientos

Los artífices de tal modificación sobre el Seiscientos fueron Talleres Corver, que estaba formado por Juan Cortés y Jaume Verge fundado allá por los años 50 y que estaba instalado en la calle Julio Verne nº 22 de la Ciudad Condal. Su especialidad era la transformación de los motores del Seat 1400 a cilindradas superiores de 1800 incluso hasta los 2000 cc ofreciendo diferentes kits de carburadores y colectores tanto para Seat 1500 como para Morris 1100.

Tal era el éxito del taller, que decidieron dar un paso al frente y elaborar sus propios modelos mecánicamente mejorados y con diseño exclusivo, pero bajo chasis de modelos concretos. Pedro Serra es un importante carrocero en la historia del automóvil en España, de sobra son conocidos sus diseños sobre los espectaculares Pegaso Z-102 y Z-103 así como los Dodge Boulevard y numerosas transformaciones a coupé, spider y recarrozados varios.

Ambas partes se conocían de antemano, por lo que fue fácil llegar a un acuerdo para la construcción de estos modelos. El primero en nacer fue un Seat 1500 Coupé de 1965 del que se realizaron dos ejemplares de exquisito gusto; a éste le siguió un Seat 600 de carrocería Roadster similar a nuestro protagonista; continuado por otro cabriolet sobre base 600 transformado a 1000 cc y ya en 1966 aparece nuestro protagonista.

Con motivo de la celebración del Salón de Barcelona en 1966 celebrado en el famoso Paseo Victoria Eugenia de Montjuich, Serra y Corver elaboraron un roadster de mecánica potenciada y líneas que a muchos recuerdan el Seat 850 Spider (no confundamos, el 850 Spider en España no llegó hasta años más tarde).

La línea era bastante sencilla y estilizada que le daba al coche un aire deportivo, con un interior bastante elaborado forrado en negro con una consola central poco usual en pequeños turismos de la época y mucho más completa que la del modelo de serie, con un acabado excelente.

El resultado fue bastante bueno y el coche gustó, sin embargo, la firma Corver dio un giro en su política de empresa y decidió dejar de continuar con “el derroche” que estaba haciendo: eran coches caros y bastante laboriosos para un taller sin grandes recursos; quedando así como ejemplares prácticamente únicos.

Un año después, Pedro Serra con la colaboración de “Speedwell” presentó otro roadster de líneas casi idénticas a éste, pero más angulosas, que no pasó de simple prototipo.

El ejemplar de las fotos pertenece al amigo y conocido aficionado sevillano Alfonso Chavez, quien lo compró hace algunos años en un estado lamantable, tenía síntomas de haber sido modificado ligeramente y repintado en un beige mostaza que se encontraba bastante mate.

La restauración por parte de Alfonso ha sido bastante laboriosa, no hay más que ver su extensa colección para saber que estamos ante un profesional de la restauración y la originalidad. Meses de trabajo han llevado a este coche a su mejor estado de gloria, un precioso spider que a mi modo de ver, es el mejor conseguido sobre las numerosas versiones montadas sobre el chasis del popular Seiscientos.

Cualquiera no demasiado metido en el tema de Serra y sus obras no sabría que se encuentra ante un Seiscientos, sobre todo por las líneas completamente diferentes y la éstetica interior, con ese salpicadero de gran calidad, forrado en negro y con numerosa información.

Abriendo el vano motor o el capot delantero, encontramos los restos de lo que en su día fue un chasis de Seiscientos, con las formas propias del coche. La parte trasera ha sido ajustada al máximo para realizar una línea elegante sin "corta y pega"; de hecho, tan ajustado está, que el filtro del aire de forma cilíndrica ha sido sustituído por otro en forma de plato, que ocupa menos espacio.

Así mismo, al coche se le incorporó el radiador de un 850 de mayor tamaño, para evitar los conocidos calentamientos, así como un mayor deshago del coche, al tener colectores de escape independientes, unidos finalmente en un par de tubos.

Estamos ante el mismo modelo que en su día fue presentado en la Ciudad Condal, restaurado con una esmerísima originalidad y detalle, fiel a la época como siempre hace Alfonso con sus clásicos. También hay que destacar, que originalmente las llantas no eran de radios, sin embargo, cuando el coche fue adquirido, llevaba puestas unas "universales" del Seiscientos, por lo tanto, a la hora de ponerlo en marcha, las más adecuadas para un spider, a mi modo de ver, son unas de radios que para nada desentonan.

Podemos encontrar otro ejemplar en proceso de restauración en Bilbao, su propietario, Mitxel, lo adquirió en un desguace valenciano. El coche había tenido un único propietario, un hombre mayor barcelonés que lo encargó directamente a Talleres Corver a mediados de los años 60.



Vehículos Clásicos fue inaugurado el 10 de mayo de 2001
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·
No se permite la reproducción de textos, fotografías, etc, sin el consentimiento de los propietarios del sitio web.
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·